viernes, 13 de abril de 2012

La Crítica #1: Territorio comanche, de Arturo Pérez-Reverte


Para empezar con las reseñas literarias en este blog, qué mejor que hablaros de uno de nuestros autores actuales más célebres y con mayor andanza literaria: Arturo Pérez-Reverte.

Si alguien no conoce al autor -cosa que dudo y, si se diera el caso, sería muy urgente acudir a la fuente de la sabiduría-, su saga Capitán Alatriste fue adaptada a la gran pantalla precisamente de mano de un director español, Agustín Díaz Yanes, y protagonizada por el gran Viggo Mortensen. Pero no es ni de esta saga ni de la película de lo que quiero hablaros en este post, sino de la primera novela que leo de este escritor que, aunque quizás prejuzgando sin conocer demasiado de su obra literaria, me ha parecido que promete muchísimo.

Territorio comanche es un relato corto -quien dice corto, dice cien páginas y pico- a medio camino entre la novela realista pero ficción al fin y al cabo, y el reportaje de una de las experiencias que más han marcado la vida de Reverte. Con un hilo argumental prácticamente inexistente, la novela habla de dos reporteros de guerra, Barlés y Márquez, y éstos cuentan sus vivencias mediante anécdotas que se nos van siendo reveladas en una prosa amena y coloquial, muy lograda para empatizar con los personajes y su entorno, pero algo complicada para los que no estamos familiarizados con la jerga militar y periodística. Se lee rápido porque es bastante finito, y a pesar de esto tiene la extensión perfecta; más páginas habrían resultado demasiado tediosas y con menos probablemente Reverte se habría dejado cosas en el tintero.

Para los que nos gusta sufrir, es perfecto. Un relato muy duro que para las mentes sensibles -como la mía- quizá es demasiado. Lo confieso, no he podido evitar echar alguna lagrimilla con muchas escenas que nos relata Reverte, y no precisamente porque le eche dramatismo al asunto; más bien refleja con maestría la mentalidad de un reportero de guerra, férrea porque debe estar preparada para filmar y transmitir a los telespectadores los horribles sufrimientos de la masacre, alegre -hasta el punto de resultar cínico en determinados pasajes- porque de otra forma cualquiera se volvería loco. Nos lo cuenta de forma tan neutra que precisamente así realiza una dura crítica; nos narra lo que sucede en una guerra tal cual, sin adornos de ninguna clase, con poquísimos juicios morales, para que los lectores sepamos cómo son las cosas, como un auténtico periodista debe saber hacer; desde luego, Reverte hace gala de los conocimientos y las experiencias que le ha otorgado su carrera periodística con maestría y eficacia.

Si tengo que ponerle alguna pega, es debido a mi ignorancia de las Guerras de Yugoslavia, de las cuales sólo me he informado por medio de la consabida fuente de sabiduría popular. Nos cuenta cosas y nos las cuenta de una forma que en momentos la novela, a pesar de su corta extensión, se puede llegar a hacer pesada. Es muy específica de esa guerra, es decir, no consiste en una visión general de los conflictos bélicos. Habla de lo que acaeció en Yugoslavia y se queda en ello. Sí es cierto que conocemos, gracias a la obra, mucho mejor el mundo de los enviados a la guerra, y con ello me quedo: sabemos las penurias que pasan, cómo piensan y sienten, cómo logran resistir toda la desolación y cómo algunos ni siquiera lo consiguen. Pero, a pesar de todo, quizá generalizando un poco más la obra, habría quedado mucho más apetitosa al no ser necesario un mínimo de conocimientos de los hechos que narra -claro que, de esa forma, perdería la esencia biográfica que Reverte pretende darle-.

Sin duda, hay que destacar la sutil crítica del autor que, contando las cosas tal cual son, consigue juzgar las masacres de la guerra de forma que la novela queda como un reportaje realista de las situaciones por las que pasan los reporteros pero, a la vez, una crítica concienzuda de la violencia ejercida en las disputas de este calibre. Un claro ejemplo es este fragmento de la obra que se me quedó grabado nada más leerlo y me hizo reflexionar durante bastante tiempo:

La bala retozona del 5.56, esa misma que hace zigzag y en vez de salir por ahí sale por allá o hace estallar el hígado, se comporta así porque un brillante ingeniero, hombre pacífico donde los haya, quizá católico practicante, aficionado a Mozart y a la jardinería, pasó muchas horas estudiando el asunto. Tal vez hasta le dio nombre -Bala Louise, Pequeña Eusebia- porque el día que se le ocurrió el invento era el cumpleaños de su mujer, o su hija. Después, una vez terminados los planos, con la conciencia tranquila y la satisfacción del deber cumplido, el asesino de manos limpias apagó la luz en la mesa de proyectos y se fue a Disneyland con la familia."
Impactante, Y más aún cuando sabemos que todas estas cosas están pasando en la actualidad. Que las Guerras de Yugoslavia se dieron hace apenas una década. Que, día a día, la gente muere de las formas más horribles y día a día periodistas se juegan el pellejo para transmitirnos todo lo que ocurre, todas las desgracias. Y a pesar de todo ello, las guerras siguen.

Da que pensar, ¿verdad?

4 comentarios:

  1. NO he leido nada de este autor, pero seguro caerá pronto!

    PD: te pido por favor quita la confirmación de palabras, es odiosa ¬¬

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está hecho, Nina.
      Espero que lo que leas de Reverte te guste tanto como a mí ^^

      Eliminar
  2. Oh, este autor es uno de los favoritos de mi padre por excelencia, le encanta y tengo casi todos sus libros en casa... este no xDDDDDDDDDDDDDDD JOPÉ, EMPIEZAS POR UNO QUE... no, en serio, muy buena reseña, muy profunda, a ver si me lo pillo que le he cogido ganas.

    pd: ya que estás, lee alguno más de él y me dices que tal *ojillos*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pues sí que tiene gusto tu padre ;) Pues este te lo recomiendo mucho, está bastante bien y es cortito, así que para empezar con él no está nada mal.

      De todas formas, pronto caerá el primero del Capitán Alatriste. Ya te diré cómo me va <3

      Eliminar